Donald Trump

20 de febrero de 2017 - por Aparecida Liberato

En 2016 el mundo cerró un ciclo que comenzó en el año de energía 1, 2008. Temas universales, que afectan y preocupan a toda la humanidad, son los que marcan un año 9. Entre varios otros, en 2016 el mundo prestó atención a la crisis de los refugiados y al miedo de los actos terroristas. En un fin de ciclo ocurren también muchos cierres ya que no caben más viejos esquemas, antiguos y con un patrón repetitivo. El año 9 es un año de apertura a un nuevo futuro y por eso es necesario dar un basta a todo lo que no funciona más. Cambios son necesarios. El mundo llegó al fin de un ciclo y son eliminados los viejos patrones y reglas ya muy desgastados. Vivimos un momento transitorio, de romper con el pasado y mirar para el nuevo futuro.

Así sucedió con la repentina decisión de la ruptura del Reino Unido con la Unión Europea y también con la inesperada elección de Donald Trump para la presidencia de los EUA, colocando un fin a los años de gobierno del partido demócrata. Un año 9 puede ser un zambullido en la oscuridad. Lo único que se desea es terminar con la situación vigente. ¿Qué va a suceder después de la decisión de terminar algo? Solo en el año 1 con la energía de 2017 es que todo queda más claro y existe nueva orientación. Durante el año 9 lo que existe es la certeza de lo que no se quiere, pero no es siempre que se sabe lo que se quiere.

En un año 9 el clamor es del pueblo, de las masas. No es el clamor de las minorías que hasta ahora eran el centro de atención de las instituciones. En un año 9 existe una inversión de valores, de lo que ya fue y no hace más sentido continuar, para algo nuevo que de espacio para la mayoría. El 9 es el último numero del orden 1 a 9, cuando se alcanza el todo, sin divisiones, sin preferencias.

Y es este escenario y exactamente por causa de él que un empresario, ex presentador de un reality show fue elegido para la presidencia de uno de los países más importantes del mundo. No fue un político, ni un partido, ni una institución. Fue electo un hombre que trajo con su manera desafiadora y sus ideas radicales, la promesa de cambio. Como él afirmó: “Devolveré EUA al lugar que merece”. “”Yo soy vuestra voz”.

Existen solo dos tipos de números en el nombre Donald John Trump y en su fecha de nacimiento, 14/Junio/1946. Son el 5 y el 7. Ellos se repiten en varias posiciones. El 5 está en la suma de todas las letras de su nombre completo de nacimiento, también en su día de nacimiento, en su primer nombre Donald. El numero 7 aparece en su nombre de pila compuesto Donald John, en la suma de las vocales y de las consonantes de su nombre completo de nacimiento. Hasta su marca, que también es su apellido, Trump, es 7. Eso hace que esas dos energías vibren en él de una manera extremadamente fuerte.

El 5 es el número de riesgo. La persona 5 es audaz e inquieta, temperamental y provocadora, creativa e imprevisible. Trump muestra exactamente ese carácter 5 con sus propuestas de cambios radicales, arriesgados y su manera imprevisible y rápida de ser. La persona 5 cambia de idea como cambia de ropa. Lo que decide hoy puede ser diferente mañana. Su 5 hace de él una persona completamente opuesta a la figura de Hillary Clinton con su conservadorismo y carrera política.

El otro número de Trump es el 7. Viene de él ese gesto que al mismo tiempo provoca atracción y repulsión, aproxima y distancia. La persona 7 cuando vive el aspecto extremo de ese número es demasiado critico, no se mezcla, habla para el pueblo pero no es del pueblo, se aparta de todo lo que exige intimidad. Es centrado en sí mismo y piensa que sabe todo, por eso, difícilmente acepta la opinión de los otros a no ser que sea alguien por quien él tenga gran admiración.

El 5 abre para los cambios radicales y el 7 cierra una actitud aislacionista y proteccionista.
Existe un número que él eligió y trajo para sí, que es el nombre de presentación Donald Trump. Ese número es el 3 que le trae la facilidad en comunicarse, vender sus ideas, convencer. La visibilidad hace parte de ese número.

Con ese perfil es difícil definir qué tipo de gobierno hará, pero con seguridad será con mucha independencia y libertad personal y difícil acuerdo con otros líderes y congreso.

Existe un número que está en la suma de su fecha de nacimiento, llamado Número de la Lección de Vida, que es el número 40=4. Este es su desafió, lo que debe aprender a hacer que es la búsqueda de organización, planeamiento, estabilidad, seguridad, productividad. Si Trump aplica esa, su Lección de Vida en su gobierno, podrá ser un líder administrador, competente y al mismo tiempo con ideas innovadoras y audaces.

Aunque el número 4 carga características que junto con el número 7 provocan enorme rigidez dificultando el dialogo si son propuestas, ideas diferentes de las de él.

En el día 8 de Noviembre Trump fue electo presidente de EUA. Estaba bajo la energía anual 38, de visibilidad y poder y bajo la energía del día número 3, de suerte, visibilidad y deseos realizados.